¿Tengo el ERP adecuado?

Gestión y procesos

Para la gestión de cualquier organización es necesario utilizar herramientas que nos ayuden a tratar todos los aspectos de los diferentes departamentos. En este caso hablaremos del ERP, esa fantástica solución. Pero la pregunta es; ¿Tenemos el ERP adecuado?
¿Tengo el ERP adecuado?

¿Qué es un ERP?

Para ponernos en situación, comentaremos qué es un ERP y para que lo utilizan las empresas. Parece obvio, pero es necesario comprender el objetivo principal de esta herramienta para saber si tenemos el ERP adecuado. Un ERP (Enterprise Resource Planning) es un sistema de gestión y planificación de los recursos de la empresa. Y una de las funciones principales de estos sistemas es automatizar procesos para agilizar las tareas y aumentar el control de todos los aspectos relevantes dentro de una empresa. Además, estos programas deben cumplir con las expectativas de muchos departamentos distintos. Y en cada departamento utiliza unas funciones de forma personalizada.  

¿Necesito un ERP?

Esta es una pregunta que muchos empresarios se hacen. Y es genial que se la hagan, eso significa que tiene en mente mejorar los sistemas de gestión y control de sus negocios. Lo primero que debemos tener en cuenta es nuestro nivel de trabajo o volumen de servicios que ofrecemos. Siempre será más sencillo organizar una empresa de tamaño medio que una gran compañía. Pero eso no excluye a las pequeñas y medianas empresas del uso de estas herramientas, si no que les proporciona la información adecuada para saber qué tipo de ERP necesitan en cada caso. Si tratas con clientes, tienes un volumen de stock, envíos, procesos de producción, proveedores… lo necesitas. De esta forma lo que propone un ERP es centralizar el control de todos estos procesos que las empresas trabajan a diario.  

¿Qué tipo de ERP necesito?

Existen tareas que todas las empresas del mundo comparten. Podríamos hablar de la gestión de clientes, facturación, stocks, proveedores, envíos u otros servicios parecidos. Para esto, podríamos también decir que todas las empresas pueden utilizar el mismo ERP, pero no es cierto. Veamos por qué. Incluso en las tareas que parecen compartir todas las empresas existen diferencias entre sí. Por ejemplo, no es lo mismo un cliente de una empresa de flores al por mayor que un cliente de un servicio de mantenimiento de calderas. Como es obvio, los clientes son distintos, y cumplen con distintas formas de clasificarlos y gestionarlos. Por eso entendemos que la herramienta para la gestión de clientes debe ser distinta. Y esto sucede en todos los aspectos dentro del control de tareas, complicando cada vez más si vamos analizando aspectos como el producto, el servicio o el proceso productivo. Además de si hablamos de gestión de otros departamentos como son el de RRHH o marketing.  

¿ERP standard o a medida?

Como comentábamos anteriormente, existen softwares standard en el mercado que cubren un gran abanico de necesidades que las empresa comparten de forma genérica. Pero lo que ocurre es que este tipo de software no suelen cubrir el 100% de las necesidades, y esto se convierte en un calvario a medio y largo plazo. Estos programas no tienen la capacidad de evolucionar al ritmo que cada empresa necesita. Así mismo, las empresas evolucionan a lo largo del tiempo. Sufren cambios, y por consiguiente, necesitan gestionarse de forma distinta. Y en estos casos, no disponer del software idóneo puede acarrear muchos problemas. Es por esto que cada vez más empresas deciden contar con un software a medida, y es por las siguientes razones:  
  • Ampliable: El software está diseñado de forma que puede evolucionar en función de las necesidades de la empresa.
  • Eficacia: Cumple desde el primer momento con el 100% de las necesidades de la organización.
  • Accesible: Con la tecnología cloud se puede acceder desde donde estés.
  • Amortizable: Requiere de una inversión inicial, pero no cuenta con sistemas de pago recurrentes. Por lo que a corto plazo es amortizable.
 

¿Cómo debe ser mi ERP?

  A continuación nombraremos algunas de las características que debe cumplir un ERP, y así podremos comprobar nosotros mismo cómo puede complicarse las cosas si no escogemos la opción adecuada.  
  • Gestión de compras y ventas: Controlar las entradas y gastos de un departamento o de varios.
  • Gestión de proyectos: Controlar la proyección dentro de la empresa conjuntamente con contabilidad para una sincronización eficiente sobre los costes.
  • Procesos: Control de los procesos de producción o gestión a tiempo real.
  • Clientes CRM: Gestión del sistema de ventas y clientes potenciales.
  • Contabilidad: Gestión contable y financiera de la organización.
  • Control stock: Gestión de almacén y envíos.
  • Informes y analítica: Proporciona informes segmentados para el estudio de viabilidad de cualquier proceso, producto o servicio.
  • Integración: Debe integrarse con otras plataformas o programas que la empresa utilice.
  En conclusión, tanto si diriges una pequeña empresa como una gran organización, la elección de un software ERP será la solución para el crecimiento y desarrollo de tu negocio. Tomate tu tiempo para decidir y pide más de una opinión antes de tomar decisiones precipitadas. Si te interesa conocer el precio de un software ERP para tu negocio solo tienes que acceder desde aquí [ Quiero saber más sobre ERP a medida ] y te informaremos de todo lo necesario para que seas capaz de analizar y decidir.